Talleres de higiene y salud: Microproyecto de Cooperación en Guatemala

Compartir Post

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Llevamos una semana en Patzun (Guatemala), y hasta hoy no hemos parado para poder escribir!!! (bueno, un día sí, pero tras un largo rato escribiendo se fue la luz!!!, algo habitual aquí). Tenemos una agenda social tan ocupada que hasta hoy no hemos tenido un solo día para nosotros, para el grupo.

Microproyecto de Cooperación en Guatemala
Microproyecto de Cooperación en Guatemala

La estancia aquí está siendo increíble, tanto por las familias, su forma de acogernos, de hacernos sentir parte de ella, de lo abiertos que son sus familiares con nosotros, y sobre todo disfrutamos muchísimo de la comida, al final volveremos con unos cuantos kilos de más, pero como decir que no cuando todo esta buenísimo!!! (eso si, ya echamos de menos el pescado, increíble ehhh)

Desde el primer día hemos visto la diferencia tan grande de los estilos de vida, eso nos ayudó a concienciarnos y sensibilizarnos con este tema. Teníamos muchos proyectos preparados, y tan solo en dos días nos dimos cuenta que todo se podía caer, como enseñar a lavarse los dientes o las manos cuando no hay posibilidad de tener agua…. Por suerte tanto Inlexca como Asociación  Renacimiento nos han hecho sentir parte útil, sentir que lo poco que hacemos es mucho, que un mensaje a un grupo de escolares, si se hace con ganas, el impacto es muy grande, pasar por un colegio dos días después y ver que aplican los pasos del lavado de manos nos alegro más que si nos tocase la lotería, quizás es una exageración pero el sentimiento se podría equiparar muy bien.

Esta primera semana nos hemos dedicado a ir a distintos colegios a despiojar, a dar vitaminas y charlas sobre lavado de manos e higiene denta
Esta primera semana nos hemos dedicado a ir a distintos colegios a despiojar, a dar vitaminas y charlas sobre lavado de manos e higiene denta

Esta primera semana nos hemos dedicado a ir a distintos colegios a despiojar, a dar vitaminas y charlas sobre lavado de manos e higiene dental, por suerte gracias  a Andrea (eres un sol) que me puso en contacto con Rosa de Colgate Guatemala, y en tan solo una llamada nos  dieron para el proyecto 1.500 cepillos con la pasta dental y 1.500 jabones, ahora sí que ha cogido fuerza el proyecto, aunque tenemos que decir que en muchos colegios ya se nota el gran esfuerzo que se está realizando por parte del las asociaciones, pues nos encontrábamos que muchos niños en sus aulas ya tenían sus cepillos y su jabón, saben de la importancia de realizar todo esto, con lo que solo nos dedicamos a enseñar una técnica y sobre todo disfrutar con ellos, con sus miradas extrañas ante un grupo de extranjeros que hablan su idioma y les invitan a reír en clase, saltar, jugar y divertirse mientras aprenden.

También hemos visto la dureza de la desnutrición crónica infantil, es impactante. El jueves cuatro personas de nuestro equipo acompañaron a la doctora a trasladar a un niño de casi tres años, que era igual de grande que un niño de seis meses, a un centro de engordamiento, situado en Tecpan, el centro tiene unas pequeñas instalaciones en las cuales enseñan a los padres a cultivar, a comprender la importancia de una buena nutrición, de cómo realizar las comidas para que sean más nutritivas y seguras para sus hijos; aquí la hepatitis A es el tan habitual como un resfriado en España.

Escribir los nombres de los pueblos es complicado pero ya hemos visitado Popabaj, Xejolon, Chuchucá alto y bajo, Chuiminachicay y Xeatzun alto y bajo, en este último estuvimos una tarde aprendiendo a hacer leche de soya junto con las mujeres de la aldea. La cosa fue que Reina, que gran mujer, es para conocerla, es la anfitriona de una de las casas en las que estamos alojados; ella se dedica junto con su marido a ir a algunas pequeñas aldeas a alfabetizar y esa tarde nos invitó a asistir con ella, y por supuesto nos apuntamos todos!!!

Allí conocimos a Carmela, es una chica muy joven que se dedica a dar apoyo a estas aldeas de mil maneras posibles, cuanto trabajo por hacer… pero que bueno ver que tantas personas echan una mano en todo lo que pueden.  Carmela nos enseñó a pelar la soya, a batirla, a hervirla y a prepararla para tomar, esta buenísimaaaa, sin olvidar la cantidad de propiedades que contiene y los aportes nutricionales.

Como decía antes, tenemos una agenda tan apretada que no tenemos ni un minuto para estar a solas. El jueves fuimos a cenar a casa de Mónica, que es la muchacha de la cual hemos decidido contar su historia. Es increíble cómo te abren las puertas de su casa, sin tener nada para ellos, todo nos lo cedieron a nosotros, toda su familia se juntó para conocernos, e incluso ya sabían de nosotros pues Mónica les había hablado de cada uno.

Mónica es una chica joven, trabaja en la Asociación Renacimiento, y nos sorprendió que a pesar de tener la vida que ha tenido, las fuerzas y ganas que tiene de ayudar a todo el mundo son inmensas.  En esta semana os mandaré un escrito hablando detenidamente de ella, pues le ha encantado la idea de que comentemos su vida, le encanta ayudarnos en todo.

El fin de semana fue el más duro, el viernes tras la comida nos fuimos a Antigua, dimos un pequeño paseo y luego viaje hasta Tikal por la noche, no os imagináis como es dormir nueve personas en una furgoneta… pero nos organizamos bien, el suelo llega a ser muyyyy cómodo cuando el cansancio aprieta.

Llegamos a las siete a Flores y desayunamos delante de ese precioso lago, las vistas son preciosas, merece la pena hacer una pequeña parada, y tras eso visita a las ruinas mayas más importantes de Guatemala, cuidado que los mosquitos te acribillan!!! Tras eso que hacer, descansar en un hotel??? Pues no, volvimos a la furgoneta y camino al volcán Pacaya, otras diez horas de viaje, tranquilos todos que íbamos con dos conductores y seguridad que nadie se asuste, es mas aquí estamos no?? Por el camino paramos en un precioso lago a darnos un baño, y tras salir fue cuando vimos que en el lago había serpientes… Vuelvo a decir todos tranquilos que estamos bien jajaja. Paramos en Río Dulce a cenar, ya empezamos a ver lo que es la economía de subsistencia, y como un quetzal (10 céntimos de euro) vale oro. Tras ese viaje a Pacaya, llegamos a las cuatro de la mañana y ya estaba nuestro guía esperándonos para subir, a ver el amanecer!!! No todos conseguimos subir, entre el cansancio y la falta de fuerzas nos dio como una especie de mal de altura con lo que en ese momento lo mejor fue volver y que continuara el resto del grupo. Las vistas son espectaculares, merece la pena subir y realizar una pequeña hoguera en la cima del volcán, la próxima vez o subimos con un caballo o por lo menos habremos dormido la noche anterior…

A las ocho de la mañana, tras un desayuno recuperador, vuelta a Antigua, continuamos con nuestra economía de subsistencia…. y ya por fin a las dos de la tarde de regreso a casa tras un largo fin de semana durmiendo en el suelo de una furgoneta, con miles de baches en la carretera, subiendo y bajando cuestas, aguantando la humedad y los mosquitos de Tikal y lo duro que puede resultar un volcán… por fin una ducha y a dormir.

Empezamos la semana…. Esta vez escribiremos antes, si la agenda nos lo permite…. Ayer tuvimos dos cumpleaños en la misma tarde!!! Yo tengo aquí más vida social que en Madrid.

Besosss a todos de parte de la pandilla.

¿Quieres ver más imágenes del Microproyecto de Cooperación en Guatemala? Haz click aquí

Más entradas

¿Quieres sabes más de nuestros programas?

Contáctanos sin compromiso

Acceso a webinar
close slider

Déjanos tu e-mail y accede a nuestro webinar

Compra

Carrito vacío

Subtotal
€0.00
0