«Cruzando el ecuador tanzano»

Compartir Post

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Hola a tod@s!

Los días van pasando y nosotros nos sentimos cada vez más cómodos y a gusto con los niños. Hemos elaborado una dinámica con la que tenemos planeado funcionar el resto del microproyecto.

Ya hemos comenzado el taller de gestión de negocios para poner en marcha la panadería. La comunicación resulta muy complicada, pero las 14 mujeres que viven en el centro están muy ilusionadas con el proyecto y eso ayuda a entendernos. Los profesores de la escuela también tienen su protagonismo y nos traducen. Va a ser complicado porque ni siquiera saben sumar, pero estamos convencidos de que lo sacarán adelante.

También avanzamos enseñando el software para ciegos «Jaws»  a los profesores para que luego puedan enseñárselo a los niños. Es impresionante ver como avanzan día tras día. Aquí hay tantas necesidades educativas y de higiene que cualquier pasito, como enseñarles a ponerse crema protectora a los albinos en el cuello o ponerse unas gafas de sol para protegerles los ojos, es un avance astronómico.

"Cruzando el ecuador tanzano"
«Cruzando el ecuador tanzano»

El taller de pulseras está siendo un éxito. Ahora mismo el 90% de los niños y mujeres tienen una pulserita de cuentas en sus muñequitas. Como los albinos tienen tantos problemas de visión les cuesta mucho enhebrar las cuentas y se tiran dos horas para cada pulsera, pero son perseverantes y una verdadera lección de fuerza de voluntad. Se aprende tanto del afán de superación de estos niños, que la sensación de recibir es mucho mas grande que la de dar.

Hoy por ejemplo, hemos sacado la comba y, Ashura, que no tiene piernas y anda con sus dos muñones enganchados a unas chanclas de plástico, se ha lanzado al «cocherito leré» y no había manera de apartarla de la cuerda. Era una mas, las demás la trataban como una más. Éramos nosotros, los «mzungu» («blancos guiris» para entendernos), los que estábamos alucinados con la habilidad, soltura y naturalidad con la que esa niña -espectacularmente guapa, por cierto- no perdía el ritmo en ningún momento.

Nos vamos a cenar que se nos enfría la michicha (verdura regional que es como una acelga tanzana).

¡Besos para todos!

Más entradas

Blog

Historias que cambian el mundo

Bienvenid@ a Historias que Cambian el Mundo. En esta sección queremos dar voz a todos y todas los/as jóvenes que han vivido experiencias transformadoras por el mundo,

¿Quieres sabes más de nuestros programas?

Contáctanos sin compromiso

Acceso a webinar
close slider

Déjanos tu e-mail y accede a nuestro webinar

Compra

Carrito vacío

Subtotal
€0.00
0