Microproyecto en Cuba

Pocas o ninguna manera de viajar aportan tanto valor como la que AIPC-Pandora promueve y hace posible a través de su programa de voluntariado internacional. En mi caso, una experiencia muy significativa a diferentes niveles; de lo más importante, los efectos del viaje a la vuelta – cuando puede cobrar sentido.

A partir de un cambio en mi trayectoria profesional, dedicada a la gestión deportiva y políticas públicas, decidí participar como voluntaria en el Microproyecto en Cuba de AIPC-Pandora en colaboración con la organización y proyecto local Maravillas de la Infancia Cultivador de Sueños. De las mejores decisiones que he tomado, pues la oportunidad llegó en un momento ideal, conllevó aprendizajes sin precedentes y fue clave en mi determinación por emprender iniciativas inspiradas en dicha experiencia en mi propia comunidad.

La inmersión en el proyecto sociocultural Maravillas de la Infancia y la convivencia con sus integrantes puso de manifiesto, desde el inicio hasta el final del encuentro, la incalculable riqueza que se da al intercambiar culturas, personalidades y vivencias. Principalmente el voluntariado consistió en el desarrollo de diversos talleres en el centro que acoge a participantes y familias de la ciudad de Matanzas. Dentro de la programación habitual del proyecto, que incluye actividades de baile, canto y béisbol entre otras, se incorporaron propuestas del grupo AIPC-Pandora tales como juegos de colaboración o talleres sobre medioambiente. Esta interactuación durante el tiempo en el proyecto, junto a la convivencia en casas de familias integrantes, permitió el intercambio entre el grupo visitante y la comunidad anfitriona con una proximidad, acompañada de sensibilidad hacia el contexto local y una actitud receptiva y proactiva, la que hace tomar consciencia de la necesidad y posibilidad de contribuir a transformaciones sociales positivas.

En definitiva, el Microproyecto de Cuba supuso para mí un entrono ideal y favorable donde identificarse como agente de cambio capaz de pasar a próximas acciones, un paso determinante hacia el emprendimiento de iniciativas propias en ámbitos similares y una comprobación en primera persona de que “hacemos falta” en la transformación hacia un mundo mejor.

Compartir Post

Más entradas

El mundo al revés
Blog

El mundo al revés

Estamos viviendo en un mundo totalmente incomprensible para las personas, todas las personas que no detenemos el poder. Yo fui educada en la religión cristiana,

¿Quieres sabes más de nuestros programas?

Contáctanos sin compromiso

0
    0
    Your Cart
    Your cart is emptyReturn to Shop