Para los jóvenes, el Día Internacional de la Democracia no debería ser un día más

Los jóvenes españoles han nacido en el seno de un país democrático, no conocen, como la mayoría de sus padres y sus abuelos, las tinieblas de una dictadura.

Compartir Post

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

 

Los jóvenes españoles han nacido en el seno de un país democrático, no conocen, como la mayoría de sus padres y sus abuelos, las tinieblas de una dictadura y quizás por eso no son conscientes de lo que significan realmente los valores democráticos para el desarrollo de las personas y las sociedades.

El 8 de noviembre de 2007 la Asamblea General de las Naciones Unidas decidió declarar el 15 de septiembre como el Día Internacional de la Democracia. Desde entonces, esta celebración pretende llamar la atención sobre la importancia de fortalecer la democracia como sistema político, frente a las presiones que ejercen en la actualidad amenazas como el avance de los partidos de ultraderecha, la xenofobia o los nacionalismos radicales.

En palabras del secretario general de la ONU, António Guterres, ”Ahora más que en ningún otro momento desde hace décadas, la democracia se ve sometida a una fuerte presión. Por eso, el Día Internacional de la Democracia debería ayudarnos a encontrar nuevas formas de vigorizar la democracia y de ofrecer respuestas a los desafíos a los que se enfrenta.»

 

 

AIPC Pandora siempre ha tenido muy presentes los valores democráticos y es gran defensora de los orígenes y valores de la Unión Europea, por eso se inspiró para su fundación en dos textos fundamentales:

1. “La recomendación sobre la Educación para la Comprensión, la Cooperación y la Paz Internacionales y la Educación relativa a los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales”, que aprobó la UNESCO el 19 de noviembre de 1974.

2. “La carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea”, proclamada el 7 de diciembre de 2000, revisada y presentada el 12 de diciembre de 2007 antes de la firma del Tratado de Lisboa.

 

 

Ambos textos comparten los valores que defiende la democracia: Dignidad, Libertad, Igualdad, Solidaridad, Ciudadanía y Justicia. Estos valores nos deben impulsar a todos a afrontar con decisión las acciones necesarias para acabar con las desigualdades económicas y políticas, pero también para atraer a los jóvenes al espacio común de la democracia, convirtiéndoles en los auténticos protagonistas de las decisiones que afecten a su presente y su futuro. Las actuales democracias deben renovarse, deben abrirse más a los jóvenes y deben plantar cara a desafíos cruciales, como el desempleo juvenil, la migración o el cambio climático. Si no, el riesgo de ser desplazadas por regímenes autoritarios, añorados por ciertos partidos de ultraderecha, es demasiado alto, y Europa, como faro histórico de las libertades, no debe permitir bajo ningún concepto una regresión de esa gravedad.

 

 

Hay una frase incluida en la Declaración Universal de Derechos Humanos que ha inspirado desde haca años a hombres y mujeres de todo el mundo y que deberían conocer los más jóvenes: “La voluntad del pueblo será la base de la autoridad del gobierno”. Esa idea, tan olvidada a veces por los políticos, enrocados en su corporativismo, debe inspirar a todos los jóvenes a exigir su lugar en las instituciones y a erigirse como los máximos interesados en mejorar la salud de nuestra democracia.

Para AIPC Pandora, el Día Internacional de la Democracia brinda una excelente oportunidad para subrayar los valores de libertad y respeto que representa la democracia y reforzarla como el marco natural para la protección de los derechos humanos.

Más entradas

¿Quieres sabes más de nuestros programas?

Contáctanos sin compromiso

Acceso a webinar
close slider

Déjanos tu e-mail y accede a nuestro webinar

Compra

Carrito vacío

Subtotal
€0.00
0