Experiencias que se transforman en competencias

Compartir Post

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Aquí os dejamos una serie de testimonios de algunos profesionales que han vivido la experiencia del voluntariado de primera mano y han adquirido a través de ella una serie de competencias personales y profesionales que les han hecho crecer.

Antonio Martínez, Microproyecto en Palestina, agosto 2015. Directivo empresa de importación

“Este verano tuve la oportunidad de hacer un voluntariado internacional en Palestina. El área de trabajo no tenía nada que ver con mi profesión pero aún así fue totalmente recomendable. Es increíble lo que te puede abrir la mente el convivir con culturas y costumbres tan distintas a las nuestras. Te da una visión global muy interesante del planeta en el que vivimos, además de que te cambia la perspectiva de muchas de las situaciones que luego vivimos aquí a diario. Además, sumergirte en áreas de trabajo que no tienen que ver con tu propia área fomenta mucho la creatividad.”

Carlos, Microproyecto en Nicaragua, agosto 2015. Big Manager Telefónica

«El Microproyecto me ha aportado entre otros aspectos positivos, la posibilidad de aprender nuevas competencias laborales, como es la mejora de las habilidades de comunicación, ya que, para formar adecuadamente a las mujeres a la que impartíamos las formaciones, era muy necesario esforzarse en realizar presentaciones persuasivas y dinámicas, de forma que se pudiera aportar conocimiento de una forma entretenida y útil.»

Noelia, coordinadora Microproyecto en Sudáfrica, agosto 2015. Técnico jurídico de la Administración Pública

«Este es el tercer año que participo en un Microproyecto de Cooperación, y el segundo año que lo coordino en terreno, cada año me aporta diferentes experiencias fascinantes y enriquecedoras en muchos aspectos personales, pero también se adquieren distintas competencias profesionales, a pesar de que el ámbito de actuación de los MP difiere del ejercicio de mi profesión, pero que sin duda constituyen grandes herramientas que contribuyen al crecimiento personal y profesional, tales como mejora en la gestión de equipos, lo que implica mejoras en la comunicación interpersonal y en la capacidad de liderazgo. Asimismo, el hecho de estar en terreno fomenta el desarrollo de la empatía tanto hacia la comunidad local, como hacia el propio grupo con el que compartes la experiencia.
Además se ponen en prácticas múltiples competencias: Creatividad, visión global, Respeto, Paciencia, capacidad de adaptación, y solidaridad, entre otras, aunque personalmente destaco el Compromiso y la Flexibilidad como pilares fundamentales en torno a los cuales se ponen en práctica el resto de competencias, que una vez finalizada la fase en terreno, hacen más productiva la vuelta a la rutina laboral.”

Fernando, Microproyecto Perú, agosto 2015. Estudiante de doctorado en empresa de Nanociencia

«Trabajar en un ambiente cultural distinto al que estoy acostumbrado ha supuesto darme cuenta de que existen muchas formas de trabajar alternativas a las mías. Adquirir una visión global y valorar las opiniones de los demás se ha convertido en primordial en mi vida profesional»

Paloma, Microproyecto en Cuba, agosto 2015. Responsable de Comunicación DIR&GE

«Como periodista, el Microproyecto de San Felipe en Cuba ha corroborado la importancia que posee la comunicación interpersonal, así como la necesidad de transmitir los valores y actividades del proyecto a la comunidad, requisito fundamental para su puesta en valor. Asimismo ha sido una oportunidad para desarrollar ese lado creativo que tanto me gusta, y afianzar rasgos personales, como el compromiso y lealtad, siempre nacidos de la motivación».

Iñigo, Microproyecto en  Kenia, agosto 2014, Microproyecto en Perú, agosto 2015. Informático

«A través del microproyecto he podido poner en práctica habilidades útiles para mi vida profesional, ya que hay que alcanzar los objetivos del proyecto en ambientes de gran diversidad cultural y eso conlleva adaptarse a distintas formas de hacer las cosas. Además de la contraparte local, hay que tener en cuenta que el grupo de cooperantes tiene un background muy diferente y eso es un factor a tener en cuenta a la hora de: asignar tareas, fijar objetivos y su implantación. En este entorno, estás obligado a replantearte la forma habitual de hacer las cosas y esto me parece muy útil ya que te obliga a ser más flexible, respetuoso y más consciente de la diversidad de maneras de llegar a una meta común.»

Cristina, Microproyecto  en Nicaragua, agosto 2015. Investigadora cualitativa en QUID

«Es increíble todo lo que puedes aprender en tan solo 21 días. Creemos que somos nosotros los que vamos a ir a enseñar, pero qué equivocados estamos. Te sorprendes a ti mismo liderando talleres y diseñando dinámicas con apenas material, sobre temas que es la primera vez que escuchas. Y..¡¡ que satisfacción cuando ves que las dinámicas en los talleres funcionan!! ¡¡Viva la creatividad!! ;  aprendes a desenvolverte por entornos desconocidos, a trabajar con personas de diferentes jerarquías, con personas con visiones totalmente diferente a la tuya. Y… ¡¡llegas a consenso en grupo!! Estos son solo algunos ejemplos, pero el aprendizaje es inmenso. Este tipo de experiencias te enseñan a ser flexible, a trabajar en equipo, a fomentar la creatividad, a adaptarte a los recursos disponibles y a manejar la incertidumbre. Cualidades clave para desenvolverte en el mundo laboral. Habilidades de inteligencia emocional (soft skills) que están tan de moda, pero que ninguna universidad te enseña»

Isabel, Microproyecto  en Cuba, julio  2015. Técnico de riesgo en Gas Natural Fenosa.

 

“El MP me ha puesto ante lo desconocido, lo que, en un mundo tan previsible y planificado como el que llevamos aquí, es una gran oportunidad para desarrollar capacidades adormiladas o desconocidas.
Aprendes a trabajar en equipo al tener que buscar nexos en común con un grupo de voluntarios con el mismo objetivo que tú, pero siendo desconocidos unos de otros; desarrollas la tolerancia, la empatía, la «flexibilidad mental» al moverte en un entorno ajeno al habitual, con ritmos y personas de entornos culturales distintos a los nuestros. Así, te haces más creativo en tu pensar y hacer, más comunicativo y voluntarioso para que el trabajo del proyecto salga adelante. La cooperación es la mejor actividad para conocerse a uno mismo y conocer a los demás, para agudizar los sentidos y controlar los instintos de reacción.»

Tere, coordinadora Microproyecto en Perú, agosto 2015. Jefa de Comunicación del Gobierno de Canarias

“En el microproyecto Perú 2015, educación y desarrollo comunitario, el grupo de diez profesionales que fuimos a Cuzco aprendimos técnicas de liderazgo, comunicación, participación y motivación imprescindibles en nuestro mundo laboral.

Todas las actividades que realicé en los microproyectos de Ecuador y Perú han mejorado mis habilidades profesionales. El trabajo en equipo, la participación y la comunicación se desarrollan en el día a día.

Como Jefa de Servicio de los Medios de Comunicación en el Gobierno de Canarias reconozco el gran aporte que la realización de los microproyectos de Ecuador y Perú han supuesto en mi modo de trabajar y de sacar mejor provecho del grupo de profesionales que forman mi equipo. El ejercicio del liderazgo, la comunicación y la participación conforman el día a día de los microproyectos.”

Mónica, Microproyecto en Cuba, agosto 2015. Maestras de Ed. Infantil y Primaria

“Como maestra, la oportunidad de realizar una labor social fuera de nuestras fronteras durante mi tiempo de ocio veraniego,  me ha ayudado a desarrollar la capacidad de adaptación a entornos multiculturales y a sensibilizarme con el fenómeno migratorio en España y con el alumnado que nos está llegando de otros países a las escuelas.”

Más entradas

¿Quieres sabes más de nuestros programas?

Contáctanos sin compromiso

Acceso a webinar
close slider

Déjanos tu e-mail y accede a nuestro webinar

Compra

Carrito vacío

Subtotal
€0.00
0