Compartir Post

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Deep Palestine, véase, Palestina profunda. He decidido llamar así este blog porque realmente es allí donde nos hemos metido este viernes. Tuvimos la oportunidad de movernos hasta Hebrón y Belén, donde hemos podido contemplar la vida local en su plenitud, y observar y comprender con mayor detenimiento y exactitud la situación del país. Me preguntaba un compañero local que ciudad me había gustado más, y no pude mas que contestarle que son dos ciudades distintas, y realmente no me podría decantar. Su replica no se hizo esperar, me miró fijamente, y solo me dijo que no podía haberle dado una respuesta mejor. Si me centro en lo estético, Belén es sin duda más bonita, pero Hebrón tiene otras cuantas cosas que la hace especial. Pero empecemos desde el principio.

Después de un trayecto de dos horas y media, cuando se suponía que tardaríamos una y media, conseguimos llegar a Hebrón. Ciudad de contrastes e impactante, nos recibió con una muchedumbre en las calles, yendo de lado a lado para hacer las últimas compras para la fiesta de Ramadán, que comienza el domingo. En esta fiesta se celebra el fin del mismo, y la gente compra comida y regalos para la familia, ya que son días para pasar con los seres queridos. Lo realmente sorprendente de Hebrón, no son las fervientes multitudes de gente, cosa que se puede encontrar en todas las ciudades musulmanes por estas fechas, sino el estilo de vida al que se ven confinados los lugareños. Es sorprendente pasear por el casco antiguo, mirar hacia arriba y encontrar una red que separa la parte bajo de la ciudad donde se encuentran las tiendas y casas musulmanas, de la parte alta donde están las casas de los ciudadanos judíos. Esta red fue instalada para evitar que las piedras, basura, etc. tiradas desde la parta alta en la segunda Intifada cayeran sobre las personas. Actualmente son cosas que no pasan, pero sigue siendo increíble verlo. Además la ciudad está dividida en varias partes, ya que ciertas zonas están ocupadas por israelitas y otras por palestinos, que están separadas por muros y soldados. Paseando, si miras a lo alto puedes observar torres de vigilancia y cámaras que observan todo lo que acontece. En cualquier caso, la gente sigue sonriendo y disfrutando de lo que tienen. Puedes encontrar artículos de todo tipo y personajes variopintos que te ofrecen y cuentan historias sobre la vida del lugar.

En Hebrón se encuentra una mezquita dividida en dos, una parte para palestinos y otra para israelitas, ya que alberga una cueva comprada por Abraham, la cual es sagrada para ambas religiones. Por desgracia, nosotros no pudimos entrar, porque al ser día de culto para los musulmanes, los palestinos cerraron la puerta a los extranjeros, cosa más que respetable.

Después de comer nos dirigimos a Belén, cuna de muchas de las religiones existentes. Esta ciudad alberga más diversidad cultural que ninguna otra en la zona, ya que conviven en ella, musulmanes y cristianos, y puedes encontrar un gran número de turistas. Paseando por las calles, esta vez más tranquilas al encontrarnos en el momento del desayuno del ramadán, pudimos disfrutar de sus encantos, olores y tiendas sin tanto agobio. Entramos en la iglesia que se sitúa justo encima de donde supuestamente se encuentra el pesebre donde nació Jesús y donde se tradujo la Biblia. Es curioso ver justo enfrente de esta iglesia de renombre una gran mezquita a escasos metros, y encontrar tanto respeto entre las gentes. En cualquier caso, personalmente lo mejor de la ciudad son sus vistas y poder pasear por la ciudad, con calles estrechas y llena de recovecos.

Y esta fue nuestra aventura de ayer. Ahora volvemos a tener actividades de campamento por un día y mañana partimos a Jerusalén a pasar dos días allí, ya que durante la fiesta de ramadán todo cierra aquí y nos quedaríamos sin poder hacer nada. Aprovechamos estos momentos de libertad para conocer todo lo posible y empaparnos de toda la cultura que tenemos al alcance de nuestras manos.

Aquí me despido por el momento. Volveré a ponerme en contacto con vosotros para contaros que tal se nos van dando las cosas y que nos ha parecido Jerusalén.

Un saludo a todos/as!!!

Más entradas

¿Quieres sabes más de nuestros programas?

Contáctanos sin compromiso

Acceso a webinar
close slider

Déjanos tu e-mail y accede a nuestro webinar

Compra

Carrito vacío

Subtotal
€0.00
0