Cuadernos de viajes solidarios. Ecuador Julio 2011 (2): «En el ecuador del microproyecto»

Compartir Post

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Tras cumplir la primera semana de trabajo, el grupo tuvo la fortuna de disfrutar durante el fin de semana de un viaje inolvidable a la Amazonía, que seguro permanecerá por siempre en el recuerdo de todos. Un viaje que comenzó bien temprano dirección Amazonía en la provincia de Zamora. La distancia no era muy lejana, pero nos llevó casi 9 horas, debido al estado de las carreteras por esta zona. Tras este ajetreado viaje, llegamos a unas cabañas ubicadas en medio de la selva que nos maravilló a todos. Tras instalarnos nos esperaba una deliciosa cena y degustamos la bebida típica llamada «canelazo» que nos reconfortó y reavivó los ánimos de los viajeros.

El marco era incomparable y la noche nos aguardaba un día de aventuras que hizo las delicias de todos los presentes. Alrededor sólo montañas, ríos, árboles y un silencio sólo interrumpido por el sonido de un sinfín de aves exóticas.

Al día siguiente, el grupo se levantó con mucho ánimo y con ganas de conocer esta maravilla de la naturaleza. La visita consistió en un viaje en una canoa por el río, hasta llegar a un punto, en el que iniciamos un senderismo por la selva hasta llegar al «laberinto de las mil ilusiones». Un lugar paradisíaco donde paramos a comer en el interior de una roca justo en la frontera con Perú, parece, que preparada para la ocasión. Una vez recuperadas las fuerzas, emprendimos el camino hacia atrás hasta llegar al bote donde inciamos el regreso. Durante la vuelta hicimos una parada en la comunidad indígena Shuar de la Amazonía a la que sólo se puede llegar por el río y aprovechamos para disfrutar de su artesanía y conocer su modo de vida.

Tras esta experiencia sin precedentes, que ha servido además para fortalecer al grupo, retomamos las actividades con los niños con más fuerza que nunca. Durante esta semana, hemos podido comprobar la unión con los niños, los cuales, se han ido abriendo poco a poco y mostrándonos su total confianza.
El inglés ha seguido como referente de las actividades que se complementan con muchas otras que reportan a los niños nuevos aprendizajes, y por supuesto, diversión sin límites. Unas de las actividades en las que hemos incidido han sido las de concienciación ambiental, en la que se pretende favorecer el compromiso y la sensibilización por la conservación del medio ambiente y la protección del agua, sin duda, un bien muy valorado y neceario de proteger. Además, hemos querido que los niños se impliquen con su comunidad y favorecer la relación intergeneracional, y para ello, les hemos alentado a que recuperen tradiciones, leyendas y cuentos de su historia. Una actividad que nos ha reportada al grupo una experiencia maravillosa y nos ha hecho acercarnos aún más a la idiosincrasia de estos peublos indígenas de los Andes. Por supuesto, siempre hay huecos para juegos, canciones, deporte, para que los niños pasen unos días amenos y divertidos con nosotros y al mismo tiempo, nosotros con ellos.

Tras superar el ecuador de este microproyecto, encaramos una nueva actividad que estamos preparando para este próximo fin de semana, que será el campamento vacacional. Una ocasión para estrechar lazos y vínculos con los niños, y que nos servirá de escenario para que los chavales nos muestren lo adquirido durante las actividades realizadas con anterioridad.

Más entradas

¿Quieres sabes más de nuestros programas?

Contáctanos sin compromiso

Acceso a webinar
close slider

Déjanos tu e-mail y accede a nuestro webinar

Compra

Carrito vacío

Subtotal
€0.00
0