Cuadernos de Viajes Solidarios. Ecuador Agosto 2010 (1): De niños, ballenas y ponchos

Compartir Post

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Cuesta resumir la primera semana del grupo de agosto de Ecuador. Han sido muchas las anécdotas y los momentos vividos que tendrían un sitio en estas líneas, pero el tiempo disponible desde aquí y las lentas conexiones impiden extenderse en exceso. Y aunque lograse hacerse, tampoco se conseguiría trasmitir en su totalidad lo que aquí estamos experimentando.

Nos encontramos en Saraguro, una pequeña localidad al sur de Ecuador, capital de la región indigena del mismo nombre. A ella se llega después de un largo viaje en autobus desde Quito de más de 11 horas de duración. Por el camino, eso sí, uno puede entretenerse con las impresionantes estampas de los volcanes Cotopaxi y Chimborazo, ambos por encima de los 6.000 m y con nieves perpetuas en sus cimas. Una pequeña muestra de la espectacular Avenida de los Volcanes que acompaña a la Panamericana en este trayecto.

Una vez instalados y acogidos por la gente de Kawsay y nuestro «infiltrado» Jairo (ya uno más por estos lares), comenzamos el campamento de verano objetivo de este microproyecto. Tuncanta y sus gentes nos acogieron con los brazos abiertos y, según avanzan los días, niños y mayores ganan en confianza con el grupo y los lazos se van estrechando a la par que aumenta el número de niños que vienen a jugar, recibir clases de inglés y compartir su tiempo con nosotros. Y nosotros encantados, por supuesto.

Además de la gente, el gran protagonista de estos primeros días ha sido el frío. Un frío para que el que no estábamos preparados y que nos ha cogido por sorpresa a todos. Sin embargo, una de las virtudes de este grupo es hacer de los contratiempos algo positivo y las tiendas de ponchos de Saraguro lo han agradecido. Ahora, casi todos nos movemos por aquí con nuestros ponchos de lana de llama recién estrenados, confundiéndonos con la población local… si no fuera por nuestros delatores rasgos y la altura de algunos de los voluntarios del grupo, extraña por aquí.

Pero como no sólo de trabajo y Saraguro vive el hombre (ni este grupo), durante el primer fin de semana nos marchamos a descubrir el Pacífico. En concreto a Puerto López, un bonito enclave en pleno Parque Natural desde el que se organizan excursiones para avistar ballenas y visitar la Isla de la Plata, también conocida como Las Pequeñas Galápagos… o Galápagos de los Pobres. Cada uno a lo suyo…

Impresionante la experiencia de ver saltar ballenas jorobadas de casi 20 m de longitus y varias toneladas de peso a escasos metros de nuestra embarcación, así como hacer buceo en las orillas de Isla de la Plata o ver voltearse en el aire a rayas de varios metros de envergadura. Después, para relajarse, nada mejor que una noche en el pueblo surfero de Montañita, de ambiente divertido y libertad total, que a los voluntarios que de este grupo estuvieron hace dos años en Guatemala les trajo aires de recuerdo a la población garífuna caribeña de Livingston.

Y así han pasado estos primeros 9 días del viaje de este grupo, con unas experiencias a las que prometen sumarse otras muchas en las casi dos semanas que aun nos restan. De momento, esta noche estamos todos invitados a una cena especial en casa de la presidenta de Kawsay (con los inexcusables cuyes como estrellas en el plato), mientras en el horizonte de este fin de semana espera la Amazonía para seguir añadiendo líneas a este blog en próximos posts. Pero eso ya será más adelante… prometido queda.

Más entradas

¿Quieres sabes más de nuestros programas?

Contáctanos sin compromiso

Acceso a webinar
close slider

Déjanos tu e-mail y accede a nuestro webinar

Compra

Carrito vacío

Subtotal
€0.00
0