3,2,1… ¡¡Llegó la fecha de salida de los Viajes Solidarios-Microproyectos de Cooperación Verano 2010!!

Compartir Post

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Después de muchos meses de trabajo y preparativos, por fin llegó el gran momento. A lo largo de la semana que viene, el grueso de los Viajes Solidarios-Microproyectos de Cooperación Verano 2010 saldrán rumbo a sus países de destino para dar comienzo los proyectos. En total, diez de los quince microproyectos organizados para este verano se desarrollarán durante el mes de agosto, lo que supondrá que 95 voluntarios y voluntarias de AIPC Pandora estén repartidos por el mundo durante este mes llevando a cabo sus viajes solidarios.

Puede parecer poco o mucho dependiendo de cómo se mire, pero los datos son claros en este sentido. En 2008, primer año de los Microproyectos de Cooperación con el formato actual, se desarrolló un único proyecto en Guatemala con un grupo de 9 personas; en 2009 ya se sacaron adelante 5 microproyectos, que aglutinaron a 46 personas, lo que suponía quintuplicar tanto el número de proyectos como el de participantes. En 2010, el reto era continuar la línea ascendente y ofrecer cada año a más personas la posibilidad de vivir un verano diferente… y creemos que se ha conseguido: 15 microproyectos y 133 viajeros solidarios así lo confirman.

¿Por qué hacemos microproyectos de cooperación?
Porque creemos que la ciudadanía activa, organizada y formada, puede constituir un auténtico complemento para mejorar las acciones de cooperación al desarrollo en países del sur.
En AIPC Pandora partimos de un enfoque sistémico de nuestro trabajo y sobre el que hemos analizado las dificultades y, en muchos casos, el saldo negativo del sistema internacional de cooperación al desarrollo. Si los resultados no han sido los esperados en muchas ocasiones, nosotros consideramos que una de sus causas ha sido la centralización de la ayuda en actores internacionales dedicados exclusivamente a cooperación, así como en gobiernos, los cuales han establecido relaciones de donante-receptor condicionadas, que no han favorecido la cooperación. Al no incluir a una parte importante de la sociedad civil en acciones de cooperación (como son las empresas, las organizaciones locales y los ciudadanos) se está desperdiciando el gran potencial de toda una parte de la sociedad, que en muchos casos tiene  una intención solidaria mucho menos condicionada que los actores tradiciones.

Por ello creemos que los Microproyectos de Cooperación pueden ser una micro-respuesta a esta situación. En primer lugar porque al implicar a esta gran sociedad civil que tiene un potencial inmenso, creemos sinceramente que estamos sembrando las semillas para un nuevo sistema que puede traer muchas alegrías en el futuro. En segundo lugar, por el cambio de enfoque, a través del que desmontamos totalmente la relación donante-receptor. Nosotros no somos donantes, somos grupos de voluntarios que realizamos estas acciones porque estamos ávidos de aprender de las poblaciones a las que visitamos, queremos compartir, entender y comprender para así ser capaces de hacer diagnósticos reales de necesidades reales. Y si de paso conseguimos ayudar, mejor que mejor, pero siempre desde una situación de igualdad y con la humildad como base de nuestras relaciones.

Algunos datos de los Microproyecto de 2010
En el mismo momento en que escribimos estas líneas, nuestros participantes de Ecuador Julio y Marruecos Julio están regresando a casa después de sus viajes. Hemos podido leer parte de sus experiencias en los Cuadernos de Viaje que hemos creado en nuestro blog, pero contaremos mucho más en las próximas semanas. También nuestro grupo del mes de julio de Chile acumula ya varias semanas en destino, si bien este microproyecto dura más tiempo y no volverán hasta la primera semana de agosto. A ellos hay que sumarles los dos grupos de Voluntariado Universitario que este año, por primera vez, se han sumado a la experiencia y han hecho crecer los Microproyectos de Cooperación hacia los más jóvenes. Dos viajes solidarios -Marruecos y Guatemala- que contaron con la participación de 14 alumnos de la Universidad Europea de Madrid, en un programa pionero que tuvo lugar en junio y que esperamos continúe creciendo e implicando a muchas más universidades para próximas ediciones.

Ellos ya lo han vivido, y el resto están a punto de hacerlo. Ecuador, Chile, Guatemala, Mali, Sudáfrica, Nigeria, Tanzania, Perú y Marruecos son los destinos de estos grupos de viajeros solidarios en agosto. Unos grupos en los que se ha mantenido también este año la tendencia de ediciones pasadas: si bien existen participantes de todas las edades (con el grueso entre 30 y 45 años), en lo relativo al sexo no hay discusión, ya que un 81,2% de las personas que viajan este verano son mujeres (108 mujeres frente a 25 hombres). De hecho, algunos grupos, como Chile Agosto y Perú están formados íntegramente por féminas, y son varios los que cuentan con un solo varón entre sus viajeros.

¿Qué motiva a las personas a hacer estos viajes?
Todo lo dicho hasta este punto son los datos de los Viajes Solidarios-Microproyectos de Cooperación 2010, pero las motivaciones personales que se esconden tras ellos son mucho más importantes. ¿Por qué cada año más gente se apunta a estos viajes y decide pasar de esta manera sus vacaciones? Obviamente, no existe una única respuesta, pero lo que está claro es que parece responder a un cambio de conciencia general entre la sociedad de nuestro país. También creemos que son muchos los que llevaban años pensado en “hacer algo de este tipo”, tal y como nos dicen, pero que hasta este momento no habían encontrado nada que diera respuesta a lo que buscaban. La gente busca viajar y descubrir un nuevo país y una nueva cultura a través de la convivencia directa con sus gentes, al tiempo que realizar con sus propias manos un proyecto de cooperación al desarrollo. Y esto, ni más ni menos, es lo que ofrecen los Microproyectos de Cooperación.

La prueba de ello es el rápido crecimiento que han experimentado estos proyectos desde su nacimiento, tal y como ha quedado reflejado en los datos aportados anteriormente. Una muestra de que, en cuanto la gente ha conocido de su existencia, se ha acercado a ellos y ha decidido que el momento había llegado. Por eso, creemos fundamental potenciar la difusión y la comunicación de las experiencias que generen los Microproyectos de este año, porque ello es la base que buscan las personas que sienten las ganas de vivir una experiencia similar. Escuchar a personas como ellos contar su experiencia es sin duda la mejor difusión, la más auténtica, que se puede hacer de los Microproyectos y de lo que significan, para ellos mismos y para la población local que visitan y con la que conviven.

Por todos estos motivos, nosotros creemos mucho en estos Viajes Solidarios-Microproyectos de Cooperación y nos ilusiona enormemente ver cómo cada año crecen y se multiplican, y cómo los participantes nos cuentan cuán positivo ha sido la vivencia. La mejor muestra de ello es que un buen número repiten al año siguiente, con lo que la espiral va creciendo y cada año con una base de mayor experiencia. Ese es el mejor reconocimiento que podemos tener y cada año esperamos poder compartirlo con más gente.

Ese es nuestro reto… ¿te apuntas?

Más entradas

¿Quieres sabes más de nuestros programas?

Contáctanos sin compromiso

Acceso a webinar
close slider

Déjanos tu e-mail y accede a nuestro webinar

Compra

Carrito vacío

Subtotal
€0.00
0