Crónica del segundo fin de semana (y último) de formación para los Microproyectos

Compartir Post

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Ayer domingo, mientras media España se levantaba pensando en un partido de fútbol, alrededor de 60 participantes de nuestros Microproyectos de Cooperación 2010 lo hacían en El Escorial para afrontar la última jornada de su fin de semana de formación de cara a sus viajes solidarios de este verano. Ellos son la segunda tanda de estas formaciones, ya que similar número de voluntarios ya recibieron la suya durante el primer fin de semana de junio. En esta caso, estaban llamados los integrantes de los microproyectos de Ecuador (agosto), Perú, Marruecos (agosto), Nigeria, Mali y Chile, si bien también contamos con algunos participantes de Sudáfrica y con los voluntarios internacionales que viajarán de manera individual a otros proyectos.

Formación Microproyectos
Formación Microproyectos

Como en la anterior ocasión, el sol no quiso perderse nuestra estancia en El Escorial y nos acompañó durante los tres días (viernes, sábado y domingo). La recepción de los voluntarios fue dando comienzo desde después de comer el viernes, llegando el grueso de la expedición entre las 17 y las 18 h, a punto para iniciar el programa de la formación a las 18:30 h en la vecina Casa de la Juventud de El Escorial. Allí, dinámicas y actividades para romper el hielo, empezar a conocernos y comenzar a situarnos en dónde estamos y en qué consiste esto del voluntariado internacional.


Imagen de la primera sesión de formación
Imagen de la primera sesión de formación

Tras ello, el programa nos despedía hasta el día siguiente, lo que aprovechamos todos los allí presentes para cenar y charlar en las terrazas una vez que el sol emula al programa y se despide por el horizonte. Algo relajado para afrontar con fuerzas las dos jornadas restantes, grueso de la formación.

Trabajando en grupos una dinámica
Trabajando en grupos una dinámica

A las 10 de la mañana ya estábamos todos reunidos de nuevo, afrontando una mañana más general sobre aspectos de la cooperación y el voluntariado internacional, salpicado con dinámicas de grupo que invitan a la participación de todos y amenizan las sesiones. Preguntados por sus motivaciones y expectativas, los participantes trabajaron en grupos y pusieron sobre la mesa las reflexiones y realidades que les habían traído hasta aquí, para luego exponerlas al resto de grupos y futuros viajeros solidarios.

El grupo de Nigeria, durante su exposición final de proyecto
El grupo de Nigeria, durante su exposición final de proyecto

Por la tarde, y tras una merecida comida, el programa establecía ya la división de los participantes por grupos de viaje para trabajar cada uno sus proyectos concretos. En primer lugar, contextos del país y/o la comunidad de destino, aspectos culturales y sociales, etc, más los talleres específicos que precisan nuestros voluntarios para un mejor aprovechamiento de sus experiencias. Así, el grupo de Perú recibió formación en manejo del programa informático para invidentes Jaws, y también en sordo-ceguera y autismo, principales pilares de su microproyecto; Mali recibió la visita de una persona experta en cultura maliense, con gran conocimiento del modo de vida local; Nigeria compartió un taller de VIH/Sida, tubercolisis y malaria; Marruecos también contó con visita, en este caso de la coordinadora del proyecto que AIPC Pandora desarrolló en junio en el país marroquí; y, por último, Ecuador contó con la interesante aportación de Washington Tobar, miembro del CEPI hispano-marroquí de la Comunidad de Madrid, y de Enrique Minga, presidente de la Asociación Inti Ñam, que aglutina a los indígenas Saraguro que viven hoy en nuestro país y que tiene su sede en Valencia.

El grupo de Ecuador con el presidente de Inti Ñam, Enrique Minga, y su esposa.
El grupo de Ecuador con el presidente de Inti Ñam, Enrique Minga, y su esposa.

Para la hora de la cena, los rostros de nuestros voluntarios, más allá del posible cansancio, reflejaban la gran cantidad de información aportada y también el brilo especial de haber trabajado por primera vez su microproyecto, dándose cuenta tal vez de que la fecha de salida está a la vuelta de la esquina.

El domingo por la mañana, de nuevo, se trabajó en el desglose minucioso de los proyectos y se completó la información que quedase en el tintero a cada grupo. Por ejemplo, los grupos de Marruecos y Ecuador emplearon parte de la mañana en recibir una sesión específica sobre cómo organizar un campamento, que concluyó con una espectacular tormenta de ideas sobre juegos y actividades que se podrían aplicar en terreno.

Preparando la presentación final de proyecto
Preparando la presentación final de proyecto

Tras la comida, los proyectos (ya mucho más trabajados y asimilados por los participantes) fueron presentados al resto de grupos por los propios participantes, en lo que sin duda es el más fiel reflejo de que el programa de MIcroproyectos de Cooperación es un proyecto único del que todos participamos, independientemente del destino al que viajemos.

En definitiva, un gran ambiente que ha sido destacado por todos los presentes y un montón de caras llenas de ganas e ilusión, que no hacen más que reconfortanos un montón a todos los que trabajamos en AIPC Pandora, y también «obligarnos» a trabajar más duro todavía para que vuestras expectativas (esas que escribisteis en la primera sesión) se cumplan y mejoren después de vuestra experiencia en estos microproyectos.

Sin vosotros, nada de esto sería posible, así que sólo podemos… ¡¡¡DAROS LAS GRACIAS A TODOS!!!

Más entradas

¿Quieres sabes más de nuestros programas?

Contáctanos sin compromiso

Acceso a webinar
close slider

Déjanos tu e-mail y accede a nuestro webinar

Compra

Carrito vacío

Subtotal
€0.00
0